Nathalia Aragonese, actriz de la película «Cabros de mierda», de Gonzalo Justiniano





Durante la dictadura de Pinochet, Gladys es una joven atractiva, valiente y de carácter, quien vive el día a día en un barrio marginal de Santiago, junto a su madre y su pequeña hija, ambas llamadas Gladys. Un día, reciben en su casa a un joven misionero: Samuel Thompson, quien viene a predicar la palabra de Dios y las bondades del progreso. Con su cámara, Samuel registrará cómo la población resiste en este escenario adverso, entre ollas comunes, niños sin padres y las primeras grandes protestas.
Fuente: CineChile.cl

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*